En Vilafernado hay varias edificaciones que tienen remates de tejado de barro, algo frecuente en las aldeas de alfareros.

“Casa con todos los remates de barro hechos al torno.”
Palomar con otro remate igual a los anteriores.”


“La capilla de Vilafernando también tiene un remate de barro en el campanario, actualmente algo roto.”

Resulta cuando menos curioso, ya que en el concejo de Trabada no había de antigüo ningun alfarero (que yo sepa) y las casas del entorno tienen todas sus remates de piedra. La actividad alfarera más cercana era la de Mondoñedo, situado a unos 50 km de distancia, que para la época de estas construcciones me parece demasiado importante como para haber influido en este detalle constructivo.

A lo mejor estoy equivocada y no soy la primera aficionada al torno que pasa por aqui…!